Desafío GreenFriday - Todos juntos por un consumo responsable

    Estás en: inicio » criterios para un consumo responsable » criterios ambientales » etiquetado ecológico  
 

  El etiquetado ecológico

Para adquirir productos “ecológicos” o más respetuosos con el medio ambiente se pueden tener en cuenta los criterios ambientales que se recogen en:

  • El etiquetado ecológico basado en el ciclo de vida.
  • Las etiquetas basadas en un aspecto ambiental en concreto.
  • Las declaraciones ambientales del producto.

El Análisis del Ciclo de Vida (ACV) es una herramienta fundamental en la etapa de diseño de productos o servicios (ecodiseño) y en los casos de ecoetiquetado. La mayoría de los programas oficiales de etiquetado ecológico existentes basan sus criterios en el ciclo de vida (Etiqueta de la Unión Europea, Nordic Label, Ángel Azul, etc.).

También existen otras etiquetas públicas que se centran en una cuestión medioambiental concreta, como el uso de la energía o los niveles de emisiones (por ejemplo la etiqueta Energy Star que es un programa voluntario de etiquetado basado sólo en la eficiencia energética).

Por otro lado las Declaraciones Ambientales del Producto (EPD) muestran información estandarizada basada en el ACV de un producto o servicio con diagramas que presentan un conjunto de indicadores ambientales referentes al calentamiento global, consumo de recursos, generación de residuos, etc.).

Las etiquetas y certificados ecológicos pueden servirnos de ayuda para distinguir productos que cumplen ciertos criterios ambientales. No obstante, la actual proliferación de distintivos ambientales en ocasiones puede generar confusión ya que en el mercado podemos encontrar etiquetas concedidas por la Unión Europea, por cada país, por las comunidades autónomas, por organizaciones privadas y etiquetas colocadas por los propios fabricantes del producto.

Las etiquetas ecológicas otorgadas por algún organismo oficial identifican aquellos productos o servicios cuyos efectos medioambientales durante todo su ciclo de vida son menores que los de su misma categoría.

“Ecología y Desarrollo en colaboración con el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón ha traducido al castellano los criterios de concesión de algunas etiquetas ecológicas para determinados productos. Esta información se adjunta en el Catálogo de prescripciones técnicas para la compra sostenible en Aragón (catálogo realizado durante el año 2.006 a partir de una iniciativa del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, con la asistencia técnica de Ecología y Desarrollo para su realización).
La sistematización y traducción recogida en este apartado ha supuesto un esfuerzo importante que posibilita, por primera vez, la recopilación en español de la información más útil sobre la mayoría de las etiquetas ambientales que de manera oficial operan en el mundo."


¿Quieres conocer los criterios de concesión de algunas etiquetas ecológicas para determinados  productos?


Búsqueda por etiquetas

Búsqueda por productos


Ojo que no te engañen


Unida a esta proliferación de distintivos ambientales, y debido al incremento de la sensibilidad por los problemas ambientales de la sociedad (que se traduce en un mayor interés por los productos menos nocivos para el entorno), han proliferado productos y campañas publicitarias centradas en el respeto al medio ambiente de los mismos, extendiéndose el principio comercial de que “lo verde, vende”. En ocasiones, es dudosa la supuesta bondad ambiental de algunos productos “verdes”.

No debemos confundir las etiquetas reglamentadas, reconocidas y certificadas por organismos oficiales o de reconocido prestigio, con otras etiquetas y logotipos que los fabricantes colocan a sus productos.
La fiabilidad de estas etiquetas es baja y pueden llevar a confusiones y a la utilización de productos que no nos ofrecen ninguna garantía desde el punto de vista medioambiental. Generalmente, se colocan como un argumento más de venta aprovechando que la ecología y el medio ambiente están cada vez más presentes en nuestro entorno.

Como consumidores debemos tener en cuenta que:

  1. Podemos encontrar en los envases de los productos que se ofertan en el mercado diversos símbolos que en ocasiones, pueden confundir ya que sencillamente indican lo que les interesa destacar, como por ejemplo: libre de cloro, no daña la capa de ozono, producto ecológico, etc.

Triángulo de Moebius: este símbolo se utiliza para relacionar el producto con el reciclado sin ningún tipo de control.

   

Dolphin Save: se asocia al dibujo de un delfín. No hay ninguna organización independiente que verifique que, efectivamente, en la pesca del atún no se daña a los delfines.

  1. Los productos que se presentan como reciclables no siempre son reciclados. La responsabilidad de separar selectivamente y utilizar los diferentes sistemas de recogida de los residuos recae en el consumidor, por lo que será la opción personal de éste la que determine la reciclabilidad del producto.

La identificación de los envases de plástico recuperables se realiza a través del número, o las siglas, del sistema de identificación americano SPI (Society of Plastics Industry), que suele aparecer en la base rodeado por tres flechas similares al Triángulo Mobius:

1 PET (Polietilentereftalato)
2 HDPE (Polietileno de alta densidad)
3 PVC (Vinílicos)
4 LDPE (Polietileno de baja densidad)
5 PP (Polipropileno)
6 PS (Poliestireno)
7 (Otros)

   

Aluminio reciclable

   

Acero reciclable

   

Punto Verde: no supone que el producto tenga unas características ambientales sino que el fabricante paga la cuota al sistema integrado de gestión (SIG) de los residuos de envases (Ecoembalajes España S.A.). Es el consumidor quien tiene que depositar el envase desechado en los sistemas de recogida selectiva para su posterior reciclado.

   

Tidy man. Indicación para depositar el producto en una papelera

  1. Debemos realizar la siguiente reflexión: en ocasiones los productos ecológicos son más caros que los habituales, pero esto sólo es cierto en parte. Si añadimos el coste medioambiental y para la salud que en ocasiones conllevan los bienes que consumimos, éstos son más caros para el conjunto de la sociedad.
  1. Además, como consumidores tenemos que tener en cuenta que, en el mercado, podemos encontrar productos que cumplen con los criterios (y en algunos casos superan) de las etiquetas ambientales, pero no están certificados. Por este motivo, y teniendo en cuenta el sentido común y el criterio personal de cada uno, el estudio de la información y de los componentes de los productos nos permitirá obtener datos sobre la catalogación de ecológico de éstos.
 
 
Ecología y desarrollo